Cuando comenzamos con el proyecto de AFIBROSAL no podíamos llegar a imaginar el trabajo que teníamos por delante. Lo que sí sabíamos era que, teníamos que ser las propias personas afectadas de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica, las que trabajáramos para mejorar nuestra calidad de vida. Ya que, en el mejor de los casos nos diagnosticaban y nos decían que aprendiéramos a convivir con la enfermedad, pero todas nos preguntábamos: ¿cómo se hace eso? La mayoría de las personas estábamos cansadas de peregrinar de médico en médico esperando un diagnóstico que despejara nuestras dudas y pusiese nombre a nuestras dolencias y, cuando al fin lo conseguíamos, nos encontrábamos solas para afrontar la enfermedad. Y fue así, en estas circunstancias cómo nació esta Asociación.

Share This