¿QUÉ ES LA SENSIBILIDAD QUÍMICA MÚLTIPLE?

Enfermedad adquirida, crónica y no psicológica. La persona afectada pierde la tolerancia a sustancias químicas presentes en el medio ambiente y que habitualmente son toleradas por otras personas. No es una alergía.

Se desencadena en personas con una predisposición genética similar a la de la FM y el SFC a partir de la exposición a sustancias químicas, casi siempre en concentraciones que no son consideradas tóxicas por la toxicología clásica.

SÍNTOMAS

Los más comunes son: fatiga, afectación cognitiva (problemas de memoria, falta de concentración, etc.), dolor muscular y problemas gastrointestinales. Otros síntomas incluyen: problemas respiratorios, dermatológicos, cefaleas, sensibilidad visual y auditiva. Las personas con SQM tienen un alto riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes de la tiroides y otras como el lupus, la artritis reumatoide o la esclerosis múltiple.

Cuando se está expuesto a los agentes químicos (ambientadores, limpiadores del hogar, humo, insecticidas, pegamento, asfalto, tinta, medicamentos, cosméticos, pintura, etc.) o ambientales (exposición solar, ondas eléctricas o magnéticas, sonoras, etc.) intolerados, pueden producirse los siguientes SÍNTOMAS:

  • Odinofagia, disgeusia, boca seca, tos seca, picor o mucosidad de garganta, afonía o disfonía
  • Disnea, toracalgia o palpitaciones
  • Cefalea, pesadez o tensión en la cabeza, embotamiento o desorientación
  • Molestias nasales (picor, escozor, sequedad, rinorrea, estornudos)
  • Fatiga, astenia, cansancio, mialgias o debilidad
  • Mal estado genera
  • Anorexia, náuseas, vómitos, dolor abdominal
  • Molestias oculares (picor, lagrimeo, irritación, visión borrosa)
  • Ansiedad, angustia
  • Mareo, vértigo, inestabilidad
  • Distermia

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

El diagnóstico es clínico, es decir, se basa en una serie de síntomas.

No existe ninguna prueba analítica ni ninguna exploración específica que permita confirmar el diagnóstico y se deben realizar exploraciones para descartar otras enfermedades.

Para el diagnóstico se utiliza el cuestionario QEESI que mide las intolerancias ambientales y no ambientales, las exposiciones encubiertas y cuantifica su gravedad y las repercusiones sobre las actividades de la vida diaria.

TRATAMIENTO

No existe tratamiento específico, pero sí que existen tratamientos para mejorar y controlar la SQM.

El control ambiental: evitar los productos a los cuales se sea hipersensible, evitar ambientes húmedos y evitar la exposición a ambientes irritantes (gases, humos).

Share This